Apuñalaron en la cárcel a uno de los líderes de Los Monos

Apuñalaron en la cárcel a uno de los líderes de Los Monos

Se trata de Emanuel Chamorro, quien estaba detenido en Neuquén a la espera de ser trasladado nuevamente a un penal bonaerense en medio de una serie de llamativos “reacomodamientos”. La agresión fue en el marco de una pelea con otros reclusos. Tuvo que ser operado de urgencia y está en terapia intensiva, en grave estado.

Emanuel Chamorro, uno de los líderes de Los Monos, permanecía en estado delicado luego de ser acuchillado en medio de una pelea con otros internos de la Unidad Penitenciaria N° 9 de Neuquén, donde estaba alojado desde el 23 de enero luego de una llamativa serie de traslados ordenados por la Justicia federal.

El presunto narcotraficante y cabecilla de una de las organizaciones criminales más importantes del país tuvo que ser operado de urgencia en el hospital Castro Rendón y fue derivado a la sala de cuidados intensivos con un cuadro complicado.

Según informó el Servicio Penitenciario Federal, todo ocurrió el lunes a las 16 horas en el pabellón 5, donde hubo “una pelea entre internos por problemas de convivencia y desligado con la pertenencia del herido a la banda narcocriminal” del barrio Las Flores de la ciudad de Rosario.

Su abogado se mostró sorprendido por la información oficial y aseguró que su cliente estaba en “un pabellón con capacidad para 30 internos aunque sólo había 18, por lo que tampoco se puede hablar de una pelea por hacinamiento”.

El agresor de Chamorro fue identificado como Nicolás Centurión, quien quedó captado por las cámaras de seguridad del pabellón. Como consecuencia de la pelea, el preso rosarino “recibió heridas en el muslo izquierdo y en la región precordial, lo que le ocasionó un hemopericardio y un taponamiento cardíaco con neumotórax”, según el parte oficial.

Carlos Varela, el defensor, dijo que las autoridades del SPF le dijeron que “se presentará una denuncia por tentativa de homicidio contra el recluso que atacó a Chamorro”. Y que se ordenó “un sumario administrativo para determinar si hubo o no negligencia de parte del personal penitenciario”.

Hasta el miércoles 20 de enero tanto Chamorro como Ariel Máximo “Guille” Cantero estuvieron presos en la cárcel de Piñero. Ambos están procesados por la Justicia santafesina como líderes de una asociación ilícita para delinquir, y también por la Justicia federal por liderar una banda narco.

Sin embargo, aquel día y por pedido del gobierno santafesino, que sostuvo que no estaban dadas las condiciones para mantener la seguridad de los internos y que había peligro de fuga, se cumplió una orden de la Justicia federal y ambos fueron llevados al penal de Ezeiza.

Días después, por motivos poco claros, ambos fueron llevados al sur del país. Guille fue alojado en el penal de Rawson y Chamorro en Neuquén. Esa medida no cayó bien en la defensa de los detenidos, que sostuvo que “el traslado al sur del país fue más allá de lo dispuesto por la Justicia federal de Rosario y conforma un agravamiento de las condiciones de detención y un exilio jurídico de ambas personas a la par que imposibilita el contacto de los detenidos con su familia”.

Por eso, sus abogados presentaron un hábeas corpus que fue concedido por la Justicia federal para que ambos regresen a Ezeiza. “Guille” está en condiciones de ser trasladado pero el futuro de Chamorro es incierto, porque al margen de las cuestiones procesales, este nuevo episodio de violencia en el que se vio involucrado compromete directamente su vida.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.