“Azo-Azo-Azo-se vino el Lilazo”

“Azo-Azo-Azo-se vino el Lilazo”

Funcional. Como el debate sobre el aborto. Así podrían entenderse los desvarios de Elisa Carrió. De una relación ambivalente con el radicalismo, del que se fue hace tiempo, ahora los azuza desde afuera. O desde adentro, si se piensa que ambas expresiones partidarias forman parte de Cambiemos.

Raúl Alfonsín Supo decir de ella en un discurso dado en Paraná en el 2007 que era… “enemiga de la Unión Cívica Radial. De lo peor que se pueda pedir en cuanto a enemigo porque es hipócrita. Se hace la que nos quiere y va pasando la ambulancia por todos los comité para ver si consigue un radical que la apoye. Después de la convención de Rosario nosotros resolvemos dialogar con los partidos políticos opositores afines; la primera gestión que hizo el Comité Nacional fue con el ARI y el ARI contestó que no dialogaba contra la Unión Cívica Radical. Así nos trataron, antidemocráticamente. Dijo siempre que éramos la vieja política. Y la vieja política es la hipocresía en decir lo que no se siente. Ésa es la vieja política. A la doctora Carrió le falta estabilidad emocional, entre otras cosas.” En estos días los radicales recordaron más que nunca estas palabras.

¿Qué fue lo que pasó? Carrió asistió al Foro Anual del Consejo Empresario de Entre Ríos que paradojamente también se desarrolló en Paraná, en la misma ciudad donde 11 años atrás Alfonsín la habia tratado de ser una hipócrita e inestable emocional.  Estando allí dijo a los asistentes que la estabilidad de la alianza Cambiemos estaba asegurada por dos razones: 1 – ella no quiere cargos y 2 – los radicales hacen lo que ella quiere.  Y lo dijo estado en primera fila el diputado racial entrerriano Atilio Benedetti, quien no tardó en tomar distancia de Carrió asumiendo que ya están acostrombrados a sus exabruptos.

“Al final, los radicales tienen que reconocer que están con una ex miembro que los maneja desde afuera. ¡Es divino! ¡No saben! Eso les pasa por misóginos. Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo desde afuera”, completó Carrió envalentonada por los aplausos y las risas del auditorio en Paraná.

De manera inmediata la UCR emitió su descargo: “Por nuestro compromiso con la coalición Cambiemos, de la cual somos fundadores, y por el futuro de la Argentina, le pedimos a Elisa Carrió que se abstenga de continuar con esta serie de declaraciones desafortunadas, que lamentablemente ya se han vuelto una costumbre suya. La respuesta no puede ser ´ya sabemos como es Carrió’. La respuesta es respetar, de una buena vez, a los socios de la coalición de gobierno que ella pretende destruir, escribió Alfredo Cornejo,  Presidente del Comité Nacional de la UCR y Gobernador de Mendoza.

“Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del gobierno nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja“, remató Cornejo dejando en claro que la respuesta no iba en broma.

Con lo de las propinas Cornejo se refería a la insólita propuesta que la Diputada Nacional había hecho días atrás para reactivar la economía en el programa “Desde el llano” que conduce el periodista Joaquín Morales Solá por TN . “Yo sé que hay una desesperanza y que el impacto es sobre salarios. La primera recomendación que le hago a la clase media, media alta, dé propinas. Aunque le cueste, haga la changa. Hay tres millones de personas que vive de esa changa. Y a veces cuando nos ajustamos, vamos dejando de dar propina”, sostuvo Carrió con aires de quien enuncia una teoría económica reveladora.

Lejos de dejar el tema ahí Carrió contraatacó: “Mil disculpas Cornejo, es una vieja broma que hago hace 20 años, que hace reír a la gente, solo que quizás no la recordás porque en esa época estabas en el Kirchnerismo.

Si bien el kirchnerismo hace 20 años atrás no existía, Carrió sabía a dónde le apuntaba al actual Presidente del Comité Nacional radical. Resulta que Cornejo fue electo en el 2007 como intendente de Godoy Cruz bajo el paraguas de la concertación que el kirchnerismo armó con el sector radical de Julio Cobos, al que Cornejo pertenecía.

En nuestra historia reciente tenemos una larga tradición de frases “célebres”. Desde “el sistema de vuelos espaciales que desde nuestra provincia llegarían a la estratóstera y desde ahí a Japón en una hora y media o a otro planeta” de Menem. Pasando por “la diabetes es una enfermedad de ricos” de Cristina. Al discurso que pronunció el Presidente Macri durante los festejos de los 200 años de la declaración de la independencia afirmando que los patriotas de 1816 “claramente deberían tener angustia de tomar la decisión, querido Rey, de separarse de España”.  El “querido Rey” iba dirigido al rey Juan Carlos de Borbón, invitado especial por el Gobierno para esa fecha y padre del actual monarca español.

Cada situación crítica que vive el gobierno la tiene a Elisa Carrió como protagonista principal. Para bien y para mal. Como inicié esta columna, podría pensarse que la diputada es funcional al gobierno al correr el debate público hacia una zona más trivial, quitándolo de los temas que realmente preocupan. Si así fuerse, la jugada se está volviendo riesgosa.

“Azo-Azo-Azo-se vino el Lilazo”, le cantaban cuando superó el 50% de los votos en Capital Federal en las legislativas de 2017. ¿Tolerará mucho más el Presidente los divertimentos adolescentes de Lilita?. Dice Alejandro Borensztein en su columna de humor político dominical que “…con una mano en el corazón, no hay nada más aburrido en este mundo que una crisis entre radicales. En eso, los peronistas son mucho más divertidos”¡Hasta la próxima!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.