POLITICA DE ENTRECASA: La hora de los acuerdos

POLITICA DE ENTRECASA: La hora de los acuerdos

El año 2019 está muy cerca y la perspectiva de varias jornadas electorales activa a los principales dirigentes de todos los partidos políticos.

En Córdoba seguramente tendremos elecciones no más allá de junio o julio y cuando se conozca la fecha electoral provincial, inmediatamente se producirá la convocatoria, para el mismo día, a elecciones municipales.

Este genera en la dirigencia política un calendario de actividades con tiempos para cada instancia.

Este es el momento de concebir el “armado” político, las estrategias de alianzas y los acuerdos políticos.

A nivel provincial, Schiaretti tiene decidido dejar atrás la marca UNIÓN POR CÓRDOBA que tantas satisfacciones le deparara el peronismo provincial desde hace casi 20 años.

Entiende que la presentación en sociedad debe actualizarse, debe modernizarse y pergeña un acuerdo político más amplio y transversal.

La salida del escenario político de una figura como De la Sota lo transformó el líder indiscutido y está en condiciones de imponer matices sin necesidad de negociaciones internas.

Sus principales operadores políticos ya cerraron acuerdos internos para incorporar los resabios del delasotismo y trabajan hacia “afuera” para contener los actuales aliados y para sumar a amplios sectores del peronismo que se habían pasado al kirchnerismo.

Accastelo, la figura más relevante y conocida del kirchnerismo cordobés  ya estuvo en la Casa de Gobierno y selló su reincorporación al peronismo. Otros dirigentes están en el mismo camino. Esta semana hubo una importante cena con la diputada Estévez, que culmina su mandato en diciembre.

Los partidos vecinalistas, con connotaciones eminentemente locales, también están en la mira del schiaretismo y tendrán ofrecimientos para cada uno de los referentes de esos espacios.

También convocará Schiaretti a sectores con representación social.

A estos matices los presentará con una nuevo sello, que se mantiene en secreto bajo siete llaves pero que procurará identificar a un peronismo más abierto, modernizado, actualizado y dispuesto a dejar sin sustento el principal argumento de Cambiemos que va en el sentido de señalar que veinte años en el poder son muchos y que se hace necesario un cambio.

En un diálogo que mantuvimos en AQUÍ AHORA ACTUALIDAD con Ramón Mestre, también nos habló de un gran acuerdo, en este caso, hacia adentro de Cambiemos.

Quiere que haya diálogo pero entiende que si no se logran consensos, la UCR, el PRO y el Frente Cívico deben concertar una interna abierta que defina las candidaturas de ese espacio.

A nivel local, García Aresca buscará emular la idea que pone en marcha Schiaretti. Buscará sumar a la coalición a nuevos espacios políticos filo peronistas y apunta a Damián Bernarte y a Andrés Romero. Quieren armar el pan peronismo.

También piensa en cerrar la interna con la suma de Mariano Almada.

Para todos estos acuerdos es de suma importancia el papel que juegue Martín Llaryora, líder indiscutido del peronismo local y última instancia para zanjar cualquier diferencia.

Puede haber disputas entre dirigentes pero ninguno quiere estar fuera del paraguas de Llaryora.

En el caso de Mejor San Francisco, Bernarte ha dicho que quiere trabajar sobre nuevos acuerdos políticos en base a los principales puntos de las propuestas políticas que vienen planteando a lo largo de estos años.

Hoy por hoy es el dirigente que mejor mide en las encuestas después de García Aresca y habrá que ver si está dispuesto a renunciar a ese espacio en haras de acuerdos o buscará, una vez más ser el intendente de la ciudad por fuera de las grandes estructuras políticas de la ciudad que son, básicamente, el peronismo y el radicalismo.

Piensa que si el peronismo acepta algunas de sus principales críticas y las incluye en su propuesta electoral, puede sentarse a iniciar una conversación aunque el final de la misma es incierto.

También tiene abiertos canales con Cambiemos para un eventual acuerdo de unidad opositora, todo se definirá en los próximos meses.

Podría ser determinante si es convocado o no por Schiaretti para sumarse junto a partidos locales a la nueva alianza en ciernes.

Desde el PRO trabajan fuertemente en la candidatura de Luciano Stoppani para intendente y procuraran acuerdos con el radicalismo y con el Frente Cívico para encolumnar a todos detrás de Stoppani y no descartan realizar el máximo esfuerzo para sumar a Bernarte.

Por el lado del Kirchnerismo, Andrés Romero dijo con claridad que quiere ser candidato a intendente por ese espacio. Piensa en sumar algunos sectores afines que ahora militan en Mejor San Francisco y habrá que ver su reacción si, finalmente, es invitado a discutir un acuerdo con el pan peronismo.

Todas las posibilidades están abiertas y en plena discusión y tendrán definiciones en los próximos meses.

Es la hora de los acuerdos. No hay apuros, pero el tiempo corre.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.