POLÍTICA DE ENTRECASA: sin prisa, pero sin pausa, se acerca el momento de las definiciones

POLÍTICA DE ENTRECASA: sin prisa, pero sin pausa, se acerca el momento de las definiciones

Las fechas electorales a nivel municipal y provincial, coincidentes para el 12 de mayo, le dan un contexto de inexorabilidad al final de las conversaciones y el principio de las decisiones.

UPC, oficialismo acá y allá, como suele suceder cuando se gobierna, tiene un panorama un tanto más claro que la oposición aunque no está liberado de tensiones.

En la ciudad está en marcha un proceso de negociaciones múltiples que decantará en las próximas semanas.

Completamente definido que García Aresca buscará su primer –y única permitida por la ley – reelección resta definir el “armado” de su frente electoral.

Por el lado interno, Mariano Almada formará parte del esquema que lidera García Aresca bajo la tutela de Martín Llaryora y le garantizan un espacio que no está definido aún si será en la boleta de concejales locales o en un espacio provincial, donde se ha desempeñado en los últimos años cobrando notoriedad a través de una importante función en la Legislatura Provincial a la que accedió de la mano de Llaryora pero que mantuvo y acrecentó con Oscar Gonzáles al frente de la misma.

También están tentando a Damián Bernarte quién tiene algo decidido: no participar en soledad de la confrontación electoral.

Habla con la oposición que le ofrece ser parte de un gran acuerdo pero no encuentra ahí interlocutores definitivos ya que la interna entre el PRO, la UCR y el Frente Cívico local, al igual que la provincial, está lejos de quedar zanjada.

Obviamente no quiere quedar atrapado en la interna de CAMBIEMOS, primero porque militó en el kirchnerismo y segundo porque la realidad de CAMBIEMOS en 2018, a la luz de la crisis económica, no es lo atractiva políticamente que podría haber sido tiempo atrás.

Dicen entre los dirigentes más cercanos al líder de MEJOR SAN FRANCISCO, que su corazón siempre estuvo en el peronismo, desde aquella fuerte interna que perdió por muy poco con Llaryora en 2007 y hasta la actualidad.

Con Llaryora y García Aresca tuvo y tiene muchas idas y vueltas, pero conserva una relación personal de buenas características y entiende que las mejores posibilidades de ser intendente de San Francisco en algún momento de su vida están de la mano de uno de los grandes partidos locales: el PJ o la UCR.

Hay diálogo y mucho depende de reuniones que se producirán la semana entrante en Córdoba, donde Schiaretti quiere sumar fuerzas políticas locales y muchos de sus funcionarios tienen buena sintonía con Bernarte.

Si esas conversaciones avanzan, “bajar” un acuerdo a la ciudad será más fácil.

García Aresca cree firmemente que Bernarte tiene para aportarle a un segundo período suyo al frente del municipio.

Algunas de sus iniciativas le parecen aceptables y estaría dispuesto a incorporarlas a su programa y darle espacio a Bernarte para ejecutarlas, pero claro, del dicho al hecho, hay un trecho que aún debe recorrerse.

El otro actor del diálogo con UPC es Andrés Romero, un joven militante kirchnerista que se ha destacado por sus posiciones políticas y por acciones sociales sostenidas en el tiempo en varios barrios de la ciudad.

Es un joven con convicciones, pero que también entiende la “praxis” política y nos ha dicho en varias entrevistas que siendo su límite CAMBIEMOS, con el resto de las fuerzas políticas está dispuesto a conversar.

Muchos kirchneristas a nivel provincial están hablando con Schiaretti y en ese contexto se inscribe su jefa política, la diputada nacional Gabriela Estévez.

También aquí, la evolución de ese diálogo puede ser determinante para que, al menos parte del kirchnerismo, se sume al esquema liderado por García Aresca.

La gran duda estratégica de un “gran acuerdo”, es generar una polarización que, entienden, puede beneficiar la performance electoral de CAMBIEMOS.

Es este espacio opositor tienen mucho por resolver. Hay una interna fijada ahora para marzo en la que pocos creen.

Los operadores nacionales quieren un acuerdo provincial, pero son muchos candidatos y pocos cargos.

La posibilidad de un quiebre menor donde Dante Rossi sea candidato a gobernador en representación del radicalismo antimacrista están latentes.

Incluso la posibilidad de que, si la intervención nacional es muy fuerte a favor del binomio Negri-Baldassi, el propio Mestre busque por su cuenta la gobernación sigue vigente.

Lo que suceda allá impactará acá, donde el radicalismo, mediante una encuesta, definió que su candidato es Cristian Canalis, precisamente el referente de Dante Rossi en San Francisco y con un gran desarrollo en la región y la provincia.

Por el lado del PRO también está claro que su candidato es el Dr. Luciano Stoppani, sin embargo, sus operadores manifiestan estar dispuestos a consensuar con la UCR de mínima, y de máxima con MEJOR SAN FRANCISCO.

El Frente Cívico cuenta con el Dr. Carlos Roffe, siempre de buena presencia en las encuestas locales.

Todos los escenarios descriptos son posibles, algunos más que otros por cierto, y quedarán definidos en las próximas semanas.

Un capítulo aparte, o mejor dicho, una columna aparte, merecerá la situación política de Martín Llaryora y en eso trabajamos para los próximos días aunque está bastante claro –en nuestra opinión al menos- que su destino político-electoral estará en la Capital Provincial.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.