Mauricio Cravero o cuando una buena gestión no es suficiente para asegurar crecimiento político

Mauricio Cravero o cuando una buena gestión no es suficiente para asegurar crecimiento político

Mauricio Cravero arranca el octavo año de su gestión al frente del municipio con una imagen positiva del orden del 80%.

Difícil que un arroyitense no le reconozca algún aspecto de su trabajo que puede ser la construcción de viviendas, varias obras de desagües muy importantes, el mejoramiento de los espacios verdes o el acompañamiento con servicios al crecimiento de esta ciudad que ya bordea los 40.000 habitantes.

La ley le impide buscar una nueva reelección. Pocos dudan que si pudiera ser candidato ganaría cómodamente.

Milita en un radicalismo que desde hace 20 años perdió el liderazgo que tuvo en la provincia y en el Departamento San Justo.

Es un hombre joven, con experiencia de gestión y aprobación popular.

Cualquier análisis racional llevaría a la conclusión de que la UCR, tan necesitada de una renovación dirigencial, debería guardarle un lugar de privilegio para que siga su carrera política y aporte a la recuperación de esa fuerza política.

¿Será así?

Esa es la gran duda de Cravero que ya experimentó al sinsabor de una promesa incumplida para integrar la lista de diputados nacionales en 2017.

Ni siquiera en Arroyito, donde  aspira  garantizar la continuidad de su gestión, tiene nada asegurado, pues allí deberá afrontar una elección interna para intentar imponer el candidato de su sector, el Ing. Daniel Lafarina.

“La pucha, tengo ofrecimientos de UPC y en mi partido nada” se lo escucha decir ante sus íntimos.

En el armado provincial de Cambiemos, por ahora al menos, lo que prima es la disputa interna, sin que haya claridad sobre el futuro de los dirigentes con el perfil de Cravero, más ligado a la gestión que la “rosca”.

Los argentinos en general debemos mejorar nuestra cultura política y los partidos  deberían ser la vanguardia de ese proceso.

Las ideas son importantes, la militancia es importante, pero lo que más visibiliza la ciudadanía es la aptitud para manejar los recursos del Estado.

Sería un buen mensaje que aquellos que, desde cualquier partido político, alcanzan el reconocimiento en este aspecto, también lo tengan dentro de sus agrupaciones a la hora de distribuir responsabilidades.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.