POLÍTICA DE ENTRECASA: horas decisivas para el armado de las propuestas políticas provinciales

POLÍTICA DE ENTRECASA: horas decisivas para el armado de las propuestas políticas provinciales

El tiempo transcurre inexorable y la configuración de las ofertas electorales provinciales van tomando forma en algunos casos y en otros a definiciones que se venían evitando.

 

En el plano provincial, UPC tiene resueltas las dos principales candidaturas con Schiaretti buscando su reelección y Llaryora como candidato a intendente de la principal ciudad de la provincia, sin embargo, no todas son rosas en el oficialismo y hay definiciones importantes por tomar, algunas de ellas pueden ser determinantes de cara al resultado electoral y tienen que ver con los vices.

Para acompañar a Schiaretti hay dos variantes que se barajan en el entorno íntimo del gobernador y la decisión va a depender del resultado de los sondeos más cercanos al 23 de marzo. Si Schiaretti sigue luciendo cómodo, el vice será del “riñón” y allí muchos miran al riocuartense Carlos Gutiérrez, presidente del Bloque de Legisladores y al Ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, ambos de extrema confianza, con buen diálogo con todos los sectores y fuerte presencia política en el sur provincial.

Para el caso de que la encuestas no muestren esa solvencia, el vice será “de otro palo afín” y allí muchas miradas apuntan al intendente de Carlos Paz, Esteban Avilés,  que bien podría representar a una pléyade de partidos vecinales e incluso radicales desconformes que darían pie a sostener una apertura que Schiaretti menciona seguido en sus discursos.

El otro vice importante es el de la intendencia de Córdoba donde muchos esperan por una definición de Olga Riutort, otros prefieren pensar en un o una delasotista incuestionable y también están los que creen que Llaryora podría ser acompañado por una figura pública muy conocida que no sea del ámbito político.

El otro tema que se debate en UPC es la incorporación del kirchnerismo a su coalición.

Hubo y todavía hay líneas de contacto, sin embargo, la postulación de Carro como candidato a gobernador por el kirchnerismo pone el acuerdo en una situación de imposibilidad práctica.

Dicen que a Schiaretti no le interesaba demasiado un acuerdo provincial con el kirchnerismo porque entiende que eso lo aleja del votante antikirchnerista que comparte con Cambiemos, aunque sí promueve la incorporación puntual de dirigentes peronistas que militaron en el kirchnerismo.

La aspiración de máxima ahora en UPC es dejar con Carro al kirchnerismo no peronista que, por cierto, es el más refractario a cualquier acuerdo de unidad.

Por el lado de CAMBIEMOS la situación es harto complicada.

La falta de acuerdo para la fórmula provincial llevó a los sectores a una especie de callejón peligroso que es una interna abierta que se debería llevar a cabo el 17 de marzo, seis días antes de la fecha tope para inscribir candidatos.

Mestre planteó esta salida democrática que tiene solidez teórica pero que será muy difícil de llevar a la práctica. A 20 días del acto electoral interno no se oficializaron las listas y nadie se termina de hacer cargo de la logística que requiere semejante elección que, por no estar legislada, estará a cago exclusivamente de los partidos que la organizan.

De hecho, en la mañana de este lunes se conoció la renuncia a la candidatura a concejal de un hombre importante del Frente Cívico como es Juan Pablo Quinteros con el argumento de que la elección no se realizará y él no puede seguir participando de algo que no se podrá llevar a la práctica.

Si el tema no se resuelve en una interna, la pregunta del millón es si habrá acuerdo o CAMBIEMOS terminará participando dividido.

Un acuerdo no es fácil de alcanzar porque Negri es el candidato de Macri y Mestre dijo hasta ahora no aceptar imposiciones de Buenos Aires. Parece no tener margen para desdecirse de esa definición. La otra opción es que Negri baje su candidatura y Mestre encabece la boleta con un macrista de vice y Juez de intendente en Córdoba. Es fácil decirlo pero eso dejaría muchos heridos en el camino y pondría en la misma lista a Mestre y Juez que ya comenzó su campaña con fuertes críticas a la gestión de Mestre.

Es que Juez cree que tiene chances de ser intendente en tanto y en cuanto se pueda diferenciar de la gestión de “Ramoncito”, como lo llama en la intimidad. Si participan de la misma boleta, esa posibilidad se desdibuja.

Luego habría que conciliar las listas de concejales y legisladores dejando de lado a muchos de los que hoy están subidos a esas candidaturas y operando la interna incierta.

La política es el arte de hacer posible lo imposible dicen. Veremos si Cambiemos puede hacer realidad esta frase.

En el mestrismo, el ala más dura, analiza con interés la posibilidad de que, llegado el caso extremo de que no se realice la interna y no se logre un acuerdo, participar con una lista radical pura, con un discurso crítico a Macri y el gobierno nacional y buscando ganarle a la versión oficial de Cambiemos para luego liderar la oposición, seguir apuntalando el liderazgo de Mestre y apuntar de lleno al 2023, cuando ya Schiaretti no pueda aspirar a un nuevo mandato. No son la mayoría, pero que existen, existen.

El 23 de marzo está a la vuelta de la esquina y le pone un límite temporal a todas las especulaciones.

Serán cuestión de esperar unos días para verificar las decisiones que deben tomar hoy los principales políticos de la provincia y luego, el 12 de mayo, ver sus resultados.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.