Consumen droga, son muchos y representan un gran gasto

Consumen droga, son muchos y representan un gran gasto

En cada inicio del año escolar el tema docente “despierta” y algún medio con alcance nacional lo pone en agenda. Transcribo textualmente dos noticias que, a pesar de estar separadas por un año, sugestivamente van en la misma dirección.

Febrero 2018. Datos que preocupan. Aseguran que el 12% de los docentes consume drogas.

La Asociación Antidrogas de la República Argentina elaboró un informe que indica que el 12 por ciento de los docentes del país consume drogas y alcohol y en este sentido pide que se refuercen los controles.

El titular de la asociación, Claudio Izaguirre, dijo a Cadena 3: “Los docentes no escapan a la media nacional, lamentablemente se encuentran en esta desgracia, según el relevamiento que hicimos”.

“Detectamos consumo de alcohol, marihuana, cocaína, entre otras sustancias”, agregó.

Además contó: “Hemos visto a docentes que tienen problemas de adicción y que piden licencias prolongadas para su tratamiento, los gremios esconden esto, por eso pedimos que deje de ser un tema tabú y que comiencen a controlar”.

“El docente está frente a los alumnos durante todo el año lectivo, no creo que los padres se queden tranquilos con esta situación”.

“Además si los estudiantes tienen un educador que consume, éste le resta importancia al tema y les permite consumir a los menores también”, señaló

Y en este sentido, remarcó su posición: “No queremos perseguir a los docentes, se trata de una enfermedad y hay que tratarla como tal”.

Además dijo que hay que poner al frente del aula a personas que tengan un compromiso especial con la salud. | Fin de la primera nota.

Febrero 2019. Tendencia que preocupa. La escuela pública, cada vez con más maestros y menos chicos

La Universidad de Belgrano reveló que entre 2003 y 2017 creció 19% el número de docentes y bajó 6% el de alumnos. “Muchos profesores y pocos incentivos”, dijo a Cadena 3 el especialista Gustavo Iaies.

Las escuelas públicas del país tienen cada vez más maestros y menos alumnos, según un relevamiento de la Universidad de Belgrano que comprende el período 2003-2017.

De acuerdo a ese estudio, el promedio nacional indica que aumentó un 19 por ciento la cantidad de docentes, con un incremento significativo de puestos en 18 provincias, y decreció un 6 por ciento el número de chicos en las aulas.

Consultado por Cadena 3 sobre esta situación, el especialista en temas educativos, Gustavo Iaies, admitió que hay “un problema de cantidad de docentes” y graficó su afirmación comparando Argentina, donde son 11 chicos por maestro, y México, con 27 estudiantes por profesor.

“La mayoría de las provincias gasta el 95 por ciento del presupuesto educativo en salarios. Tenemos un problema de muchos maestros y muy estandarizados. Carecemos de un sistema de incentivos y premios para los que hacen mejor las cosas”, analizó Iaies.

En ese marco, señaló: “Algo de los que nos pasa en estas paritarias tiene que ver con que la cantidad de maestros es muy grande. Entonces, es muy difícil pagar salarios altos a tantos”.

Sobre este punto, subrayó que es necesario “profesionalizar la negociación” por los sueldos. “Hay que encontrar una fórmula que más o menos la reiteremos todos los años”.

“Debemos recuperar un poco de certidumbre y orden. Esto requiere que los padres jueguen de padres y no se metan en la negociación”, añadió. | Fin de la segunda nota.

Es cierto que de una lectura detallada del texto se deprenden algunos datos que nos hablan de un pequeño porcentaje de docentes, de promedios, obviedades e inexactitudes. El estudio que indica que hay 11 alumnos por maestros omite que cuando se habla de cargos docentes [además de aquellos que están frente a alumnos], el término incluye los equipos directivos, tutores, secretarías, preceptorías, bibliotecarios, asistentes o auxiliares, equipos psicopedagógicos, entre otros. Estudio que tampoco considera modalidades como la rural, la educación especial, escuelas con jornadas simples, completas, extendidas… Pero no nos engañemos, sabemos que la mayoría no se detiene en esos detalles. Todos conocemos que de titulares donde se desprende [resumo] que “los docentes consumen drogas, son muchos y constituyen el principal gasto presupuestario en educación” son un insumo que alimenta la hoguera del desconocimiento y el descontento de unos contra otros.

No se trata de que publiquen una noticia a como a mí me guste. Ni que desconozca los desafíos y deudas que la docencia tiene frente la sociedad. No es ese el tema al que me estoy refiriendo. Puntualizo que elegir una noticia en el mismo mes [donde los docentes debatimos cuestiones salariales], por dos años consecutivos, con el mismo sentido y sobre temas a los cuales muchos llegan con su opinión sin siquiera conocer un pupitre de aula, crea en la audiencia mayor confusión y sentimiento de antipatía.

Tiempos donde la actividad docente se encuentra cada vez más a la intemperie, con baterías de disposiciones que no conducen a ningún lado, donde se exigen conejos de galera a diario para enfrentar las dificultades escolares y el chantaje de aquellos que deben hacerse cargo de su parte y no lo hacen es moneda corriente; exigen prudencia y decencia.

La misma que tuvieron esos maestros y profesores que se pararon frente a mí por un rato y me cambiaron la vida para siempre.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.