Para salir de la Cuarentena

Para salir de la Cuarentena

En términos matemáticos lo que buscamos es mantener el número reproductivo (R) por debajo de uno. Ese número dice a cuántas personas contagia cada infectado. En condiciones normales se estima que es superior a tres, lo que dispara el número de enfermos de forma exponencial (pasan de 100 a 50.000 en apenas un mes). En cambio, si ese número se mantiene por debajo de uno, las infecciones se frenan y el brote tiende a extinguirse.

¿Pero cómo podemos mantener bajo el número reproductivo? Tenemos que atacar alguna de sus cuatro componentes, según el modelo de la escuela inglesa:
“duración” (el tiempo durante el que un infectado es capaz de infectar)
“oportunidad” (el número de interacciones del infectado con otras personas)
“probabilidad de transmisión” (las opciones de que cada interacción acabe en contagio)
“susceptibilidad” (la proporción de población que es susceptible a la enfermedad).

Que podemos hacer?

1. Rastrear (↓ Duración)
Cuando se detecte un infectado debemos localizar rápido a todos sus contactos cercanos, pedirles que se aíslen o testarlos y hacerles un seguimiento. Encontrar, testar, aislar y tratar todos los casos y rastrear cada uno de sus contactos. Si no rastreamos contactos en riesgo, la epidemia no terminará pronto.

2. Detectar (↓ Duración)
Las personas infectadas deben ser detectadas lo más rápidamente posible para ser aisladas.
Es fundamental poder testar masivamente y tener bases de datos vigorosas y amplias para poder “seguir” el derrotero de cada paciente. Por supuesto que implica una disminución de la “calidad” de nuestras libertades individuales.
En los dos puntos anteriores la Argentina tiene una tarea a realizar, a pesar que lo hecho hasta ahora fue suficiente para mantener la curva estable, para salir debemos optimizar estas tareas.

3. Separar (↓ Oportunidad)
Es necesario aumentar la distancia entre personas para evitar contagios. El caso extremo es el confinamiento, pero hay versiones más suaves. Puedes prohibir las aglomeraciones, imponer colas en el súper o incentivar el teletrabajo y todos los diferentes menus de actividades permitidas y prohibidas que se están usando en los diferentes países y diferentes situaciones.

4. Proteger (↓ Probabilidad de transmisión)
El contacto entre personas es inevitable, pero podemos reducir la probabilidad de que se contagien usando medidas de protección. ¿Cómo? Lavándonos las manos (Lo mas importante), desinfectando las superficies que tocan muchas personas o usando mascarillas.

5. Inmunizar (↓ Susceptibilidad)
¿En qué consiste? En lograr que muchas personas sean inmunes al virus porque están vacunadas o han pasado la enfermedad. Es un plan perfecto, pero seguramente inalcanzable a corto plazo. La vacuna no existe y la mayoría de expertos no la espera en meses. La alternativa es lograr inmunidad de rebaño: cuando mucha gente se inmuniza porque pasa la enfermedad, el virus no encuentra víctimas susceptibles y las transmisiones (el R) se reducen de forma natural. Pero esa solución tampoco parece estar cerca, al menos por que la inmunidad exige un montón de infectados, es necesario que se inmunize entre el 50 y el 70% de la población.

¿Y si no alcanza?

Es la gran incógnita. Otros países están haciendo muchas cosas bien y aun así sufren para evitar rebrotes. Es el caso de Japón, donde los casos crecen, o Singapur, que paró la actividad laboral por primera vez hace pocos días, tras un repunte .
La estrategia de entrar y salir de cuarentenas mas o menos estrictas según el caso,  parece ser el método que van a utilizar la mayoría de los países.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.