Un poco más cerca de Malvinas

Un poco más cerca de Malvinas

Este 10 de junio no fue un día más para nuestra nación, aunque quizás no todos sepan el porqué.

Desde 1973, por Ley 20561, cada 10 de junio se celebra el “Día de la afirmación de los derechos argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes”, en conmemoración al aniversario de la creación de la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos por parte del gobierno de la provincia de Buenos Aires, a cuya conducción fue designado Luis Vernet.

Pero este año en particular, además de conmemorarse ese significativo acontecimiento, el gobierno argentino escogió esa fecha para anunciar el envío al Congreso de tres proyectos de ley, que sin dudas constituyen un paso muy importante en la consolidación de nuestra posición hacia Malvinas y la reafirmación de nuestros derechos soberanos sobre las Islas.

En términos generales, dichas iniciativas tienen como finalidad otorgarle el estatus de política de Estado al reclamo de soberanía sobre las Islas y proteger nuestros recursos naturales. Por lo tanto, no sólo deben valorarse por los desafíos que se proponen, sino también por representar un avance considerable con respecto a la situación de estancamiento y/o retroceso en nuestro histórico reclamo durante la administración de Mauricio Macri, en la que apostando por una “política de seducción”, se dejó de lado la cuestión de la soberanía y, contrariamente, se contribuyó a consolidar la presencia de la potencia colonial en el Atlántico Sur. Basta con leer el acuerdo Foradori-Duncan de 2016 para confirmar ese posicionamiento.

Dicho esto, veamos en que consiste cada propuesta y en dónde reside su importancia.

El primero de los proyectos promueve la creación del “Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”. Este Consejo – que se ubicará dentro de la órbita del Poder Ejecutivo – tiene como objetivo trazar y delinear políticas y/o estrategias a mediano y largo plazo que robustezcan nuestro reclamo de soberanía y cuenten con la participación de amplios sectores de la sociedad argentina.

Esta iniciativa es novedosa y relevante por dos motivos: por un lado, crea una estructura de naturaleza permanente cuya misión será asesorar y diseñar políticas hacia Malvinas que trasciendan a los gobiernos, es decir, verdaderas políticas de Estado.

Por el otro, al apostar por un abordaje multisectorial e interdisciplinario, posibilita que su resultado final sea más legítimo y enriquecedor, fomentando la contribución de diversas perspectivas a la formulación de las políticas.

El segundo de los proyectos tiene por objetivo establecer por ley la nueva demarcación del límite exterior de la plataforma continental argentina, que va más allá de las 200 millas y que fue avalada por la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de Naciones Unidas en los años 2016 y 2017.

Dicha demarcación reviste una importancia fundamental porque nos permite tener conciencia de la verdadera extensión jurisdiccional de nuestro país, y en consecuencia, de los recursos naturales a los cuales se nos prohíbe acceder debido a la presencia británica en esa región.

A su vez, sancionarla como ley, nos permite proteger los derechos de soberanía sobre los recursos del lecho y subsuelo del mar argentino, y así, aumentar la seguridad jurídica para el otorgamiento de concesiones que permitan la exploración y explotación de hidrocarburos, minerales y recursos ictícolas para nuestro país.

Finalmente, el último de los proyectos procura actualizar y endurecer las sanciones/multas contra la pesca ilegal en aguas argentinas, dada la persistencia de dicha práctica.

La importancia de dicha iniciativa es evidente: evitar la depredación de nuestros recursos ictícolas por parte de buques pesqueros sin autorización para para pescar en nuestras aguas, cuya práctica amenaza la sostenibilidad y conservación de dichos recursos y se traduce en efectos negativos sobre nuestra economía y medio ambiente.

Tengamos en cuenta que dicha situación es propiciada por el otorgamiento unilateral por parte del Reino Unido de licencias de pesca ilegítimas en las aguas que circundan a las Islas, comportamiento que atenta contra la Resolución 3149 de Naciones Unidas, que insta a ambos países a “abstenerse de adoptar decisiones que impliquen modificaciones unilaterales en la situación de controversia”.

En suma, estos tres proyectos de ley son sumamente valiosos porque si son aprobados y si se acompañan de un protagonismo activo en los principales organismos regionales e internacionales, pueden contribuir a generar las condiciones propicias para que el Reino Unido finalmente se siente a dialogar como lo establece la Resolución 2065 de Naciones Unidas, y en consecuencia, podamos acercarnos a nuestro objetivo central: recuperar la soberanía sobre las Islas Malvinas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.