Vamos por el milagro

Vamos por el milagro

Paro docente. Alerta de 14 gremios estatales por falta de respuesta a sus demandas salariales. Reclamo del gremio de municipales para que se les otorgue un aumento del 30%.

La puja distributiva y el consecuente horizonte de conflictividad social se van desatando fogoneados por un modelo económico que hace descansar el mayor peso del sacrifico en los sectores asalariados y en la empresas que no tienen posibilidades de adaptar rápidamente sus ingresos a los nuevos costos.

La devaluación de 2002 fue un verdadero “zarpazo” al poder adquisitivo de los salarios y la inflación es una “mordida” mensual, más pequeña pero persistente que hace cada día más pobres a millones de argentinos.

A nivel privado, los distintos gremios van logrando aumentos del orden del 20% para sus afiliados bajo la modalidad de “cuotas” como es el caso de los mercantiles donde el 19% lo obtendrán con los salarios de agosto que cobran en setiembre. Para esa época un par de puntos ya se los habrán “comido” las subas mensuales de los productos de primera necesidad.

Los aumentos siempre resultan escasos y el problema se agrava cuando vemos que los pequeños y medianos empresarios que no están vinculados directamente al sector agro-exportador ven crecer su facturación pero a la hora de hacer cuentas se dan con que los costos de sus productos y los servicios le licuan sus utilidades. Para otorgar los aumentos deben modificar los precios y con ello se entra en un círculo vicioso que alimenta la inflación.

Para el caso del sector público tenemos un Estado Nacional enriquecido al compás de impuestos directos que no coparticipa con las provincias, con lo cual el margen de maniobra para resolver las cuestiones salariales se les acota a éstas sensiblemente. Ni hablar de los municipios dónde llega mucho menos de la bonanza nacional que a las provincias.

En el caso de nuestra ciudad, a pesar del fuerte aumento tarifario aplicado desde el presente año se sigue viendo al municipio con muchas dificultades económicas. Sin ir más lejos éste mes retomó los pagos en cuotas de los sueldos municipales y ahora deberá resolver un pedido de aumento que presentó el SUOEM del 30%. Madonna y sus funcionarios saben que el reclamo tiene razonabilidad económica, pero también saben que otorgarlo les significaría llevar el déficit mensual a límites incontrolables.

El único recurso que les queda a intendentes y gobernadores es recurrir al auxilio del gobierno nacional. Y eso tiene un costo: la sumisión en términos políticos. Así funciona el modelo económico kirchnerista dónde la concentración del poder va transformando a las autoridades federales en meros delegados del poder central con márgenes mínimos de autonomía.

En éste contexto Madonna y el SUOEM deberán resolver la cuestión salarial de los empleados municipales. Seguramente los dos van a perder. Lescano no va a poder obtener el aumento que reclama y Madonna les va a tener que reconocer alguna mejora sin contar con los recursos económicos para ello, salvo que los rezos a San Kirchner se transformen en panes multiplicados…pero eso es un milagro.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.