Los Medios y las pautas

Los Medios y las pautas

Es un lugar común adjudicarles a los políticos la intención de influenciar sobre los medios y los periodistas a través de la muy concreta pauta oficial.

No es difícil darse cuenta qué medios y qué periodistas acceden a la tentación de transformarse en una especie de “voz oficial” con el solo objeto de estar presentes en el reparto.

En mi opinión, cuando esto sucede, el saldo termina siendo negativo, tanto para el político como para el medio. Este último pierde credibilidad y con ello audiencia o lectores, y el político porque lo que en ése medio se publica no es creíble y, lo que es peor aún, no tiene quien le preste atención.

La pregunta de esta columna es ¿sucede esto solamente con el dinero de la política o del estado?

Si analizamos la cobertura de Mercoláctea, la respuesta, al menos mi respuesta, es un contundente “no”.

Nadie duda que Mercoláctea sea importante para la ciudad. También se sabe que entre los beneficiados están los medios, que reciben pauta publicitaria de la empresa organizadora -entre ellos Radiocanal, por cierto-.

Si revisamos la cobertura periodística local de Mercoláctea 2009, deberíamos concluir que se trata de una de las mejores, que sigue creciendo, que no recibió el impacto de la crisis del sector.

Maravillosa, impactante, influyente, la mejor, la más completa, son algunos de los calificativos que leemos y escuchamos por estos días.

Ahora ¿es eso cierto?

Definitivamente no.

Una recorrida por la muestra nos hace ver, comparativamente, que es la más floja desde su creación y la afirmación corre por mi absoluta cuenta. Tiene menos stands, hubo menos gente, no estuvieron presentes importantes sectores de la industria láctea y faltaron muchas empresas manufactureras de maquinarias y equipos para el agro.

¿Estamos dañando a Mercoláctea con esta afirmación?

Definitivamente no.

Estamos describiendo algo que no se puede negar.

¿Por qué sucedió lo que sucedió?

Hay múltiples y atendibles razones, entre ellas, sin duda alguna, el fuerte impacto que sufre la industria láctea por las políticas nacionales, la sequía y las diferencias que dejó en el propio sector agropecuario la encarnizada lucha con el kirchnerismo.

¿Ayuda la prensa local a Mercoláctea presentando una realidad inexistente?

Definitivamente no.

Si no suceden cosas importantes en el país, en el sector lácteo y en la organización del evento, el destino de la muestra no es brillante, ni mucho menos.

El aporte de este planteo es el de abrir lo ojos a la realidad, reflejarla y a partir de ella, comenzar a desandar el camino iniciado ya el año pasado, cuando estuvo incluso en duda su realización, y retomar el horizonte que tuvo años atrás.

Ese es mi deseo para el futuro.

No es el rumbo que tiene hoy y una pauta publicitaria no debe ser óbice para dejar de decirlo. Le conviene a los medios. Le conviene a Mercoláctea. Le conviene a la ciudad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.